martes, 21 de febrero de 2012

PEDABOBOS Y PEDABOBAS


La jerga pedagógica
Merece otro comentario,
Gran chatarra ideológica
Que hace al bobo parecer sabio.

Modernos como dinosaurios
Son pedabobos sin práctica
Que al maestro amordazaron
Con progresista semántica.


Ahí tienes al licenciado
Luchando como ama de cría
Con mocetones malcriados.

Allá, en barbecho se perdía,
El talento desperdiciado
De una chica de gran valía.

Una alumna buena

7 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Bien, DON FUGITIVO, te ha salido redondo en versos e imágenes.

El Fugitivo dijo...

TELLAGORRI:
Gracias. Es el día a día de esta profesión degenerada, antes hermosa.

Zorrete Robert dijo...

¡Ay! que penita dan tanto maestros como alumnos. A ver como se sale, si soy aplicado o no:

Yes, I will obey blindly and gladly to Ms. Justine. Of course.

Saluditos Don Fugitivo, ya estoy de vuelta en el tajo blogero.

Maribeluca dijo...

Yo creo que ellos mismos se han asustado de los frutos obtenidos de aquellas memeces que se oían en tiempos sobre la autoridad, la forma de estudiar etc, porque últimamente ya hablan de que hay que poner límites a los niños y demás cosas sensatas que antaño denostaban jeje, pero han hecho mucho daño en el sector educativo (ay como me oiga mi cuñada, que es por cierto encantadora y muy inteligente siendo del gremio)

El Fugitivo dijo...

ZORRETE:
Así me gusta, que obedezca a su profesora y se ofrezca a llevarle el maletín gustosamente.
También celebro que tenga trabajo, aunque a veces le obligue a ausentarse de la blogosfera.

Y sin más preámbulos, ¡A tomar cerveza y a vivir!

MARIBELUCA:
Ya es hora de que reculen los pedabobos, que ya han conseguido que la educación vaya de culo. Con perdón.

Candela dijo...

Qué lástima, los más perjudicados con todo esto han sido los niños, varias generaciones perdidas porque no hubo nadie que comprendiese que los experimentos solo se hacen con gaseosa.

El Fugitivo dijo...

CANDELA:
La experimentación con humanos fue una de las especialidades del nazismo, y el comunismo es, en sí, un gran experimento social, para reformar la estructura de las relaciones humanas (abolir la propiedad privada, prohibir la religión, vivir en comunas, educar a los niños sin familias tradicionales, etc).

Lo peor de un experimento es, cuando fracasa, no renunciar a la hipótesis, sino echar la culpa al empedrado e insistir en el error doctrinal.

SaludoS