lunes, 31 de marzo de 2014

MENSAJE DELATOR


Estaba deleitándome con un vino de Navarra cuando sonó el teléfono. Me pasó el inalámbrico y me dijo: "Es mi madre. Dice que ha encontrado una botella con un mensaje tuyo…"

Inmediatamente me puse en alerta roja y rebusqué una explicación urgente para tantas dudas como me asaltaban...

–Primero: ¿Cuántas copas llevaba hoy encima? Al parecer, no las suficientes.

–Segundo: ¿Cómo podía saber mi suegra que el mensaje era mío? Porque yo había sido tan estúpido como para firmarlo.

–Tercero: ¿Podía suponer ella que era la destinataria ? Seguro: porque figuraba su nombre en el encabezamiento. 

Mientras la saludaba con impostada cortesía y me interesaba por su salud, interiormente espulgaba a toda pastilla mis recuerdos...

Hacía tres semanas que había arrojado aquella botella al Mediterráneo. Todo empezó a cocerse cuando visitaba http://turismodevino.com y me encontré con aquel singular concurso*. De pronto todo me cuadró: aprovecharía aquella coincidencia para declararle mi amor sin que se enterase mi mujer; pues tenía la excusa perfecta, al tratarse de un ejercicio literario. Todo funcionaría a pedir de boca, siempre que no se enterasen de que la Carmen a la que cortejaba no era en realidad mi suegra, sino la hermana pequeña de mi secretaria. A continuación redacté el cuento y lo publiqué en mi blog con la esperanza de que mi pretendida lo leyese, pues me constaba que –a diferencia de mi esposa– ella era asidua seguidora... Ya sé que no era necesario escribir el texto e introducirlo realmente en una botella; pero ¿qué quieren?, soy un romántico, y me pareció una idea redonda. 

Quizás todo se había complicado en demasía cuando mi amante, Catalina, leyó la entrada y sufrió un ataque de celos, en mi picadero sobre el acantilado. Me podía perdonar que tuviese esposa, pero no que estuviese enamorado de su hermana... Reconozco que nunca debería haberla golpeado, pero ella empuñaba una pistola, y yo no podía saber que eran balas de fogueo. El hecho de que la maldita botella ensangrentada cayera al roquedal y no se rompiera sólo puedo achacarlo a la excelente calidad del envase que utilizan los navarros para su vino. 

Mi suegra, inflexible al teléfono, me dice que la policía está en camino. Apenas confío en que mis huellas delatoras sobre el vidrio las haya borrado la marea.

                                


—————————————————————————————————



10 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Lo veo un poco complicado en cuanto a la relación con una suegra y respecto al método de enviar el mensaje. Pero es absolutamente original.

En sí el protagonista es un golfante de cuidado con amantes en todo su entorno.

MAMUMA dijo...

Hay como se complica la vida,

El Fugitivo dijo...

TELLAGORRI:
Es que las tres primeras líneas del relato son obligatorias, según las bases del concurso.
Yo lo he resuelto a mi manera...

El Fugitivo dijo...

MAMUMA:
La vida es un lío de cuidado.

Olímpico Misántropo dijo...

AHORA ENTIENDO ESO DE FUGITIVO: VEO QUE LAS MUJERES SON TU PERDICIÓN, AMIGO MÍO, YA QUE ME MELICIO QUE EL CUENTO SE INSPIRA EN HECHOS REALES.
POR SUPUESTO, ESTOY HABLANDO EN BROMA. MUY ORIGINAL TU CUENTO. ME QUEDO CON EL SUSPENSE DE LO QUE LE PASARÁ AL MUJERIEGO DE LA BOTELLA.
UN CORDIAL ABRAZO.

M...

El Fugitivo dijo...

MISÁNTROPO:
Veo que me has calado...ya sabes por qué estoy en fuga permanente... Así empezó todo...

Muchas gracias y un abrazo.

Tess dijo...

Enrevesado como siempre. Y es que te gusta....




MAMUMA dijo...

Vaya marrón.

El Fugitivo dijo...

TESS:
Nadie dijo que fuera fácil...

El Fugitivo dijo...

MAMUMA:
Bueno, no sabemos cómo termina...