sábado, 12 de enero de 2013

CUERDOS Y RECUERDOS

En este mismo momento en que escribo esto, hay gente en el mundo mintiendo, robando, matando, viendo películas, haciendo el amor, cuidando a sus hijos, enseñando, pegando, riendo, llorando, charlando, paseando, jugando al fútbol, conspirando, durmiendo, soñando, cometiendo crímenes monstruosos, rezando, aplaudiendo, besándose...

Escribiendo, como yo escribo, la infinita e inabarcable, la espantosa y divina, la terrible y deliciosa confusión de la multiplicidad de los seres humanos. Aquel caos ingobernable que la historia pretende convertir en un relato comprensible de motivaciones racionalizadas; de causas y consecuencias dentro de una línea temporal de continuidades que inventamos para consolarnos de la imposibilidad de aceptar la perplejidad: que miles de millones de pequeños animales humanos, en cada momento, no cesan de cometer estupideces y prodigios, que se multiplican a cada segundo que pasa.

Pues mientras unos descansan, otros obran incansablemente la odisea de la especie humana, que tuvo un principio y tendrá un fin.

Y cuando el planeta Tierra se hiele como un desierto gélido e inhabitable, bajo un Sol muerto, nadie habrá para recordar nada de lo pequeño ni de lo grande que aquí sucedió. Pero eso no nos impide seguir escribiendo y actuando, como si todo fuese urgente, inaplazable y tremendamente importante, digno de ser contado y recordado por los siglos de los siglos.

Y escribimos para que no se pierdan antes de tiempo esos recuerdos; y otras veces para inventar mundos imaginarios que nos evadan y compensen de la pobreza de la realidad y de nuestra memoria...

Así construimos nuestra identidad: recuerdos que un día merezcan la pena de ser evocados...

Porque vivimos, amigos, unicamente, para crear recuerdos.

18 comentarios:

El Fugitivo dijo...

Perdonadme, amigos, la ausencia fugitiva de vuestros blogs.

Intentaré corregirlo.

Javier Tellabeltz dijo...

No sé si vivimos para crear recuerdos porque en tal caso todo el mundo actuaría con más sensatez. Pero lo que queda de toda una vida, cuando queda algo, es el cúmulo de actuaciones realizadas.

Si ese conjunto da positivo es posible que el individuo sea recordado, o no.

Agustin dijo...

Al final de todo la memoria y el recuerdo,es lo que hace algo interesante nuestro largo caminar por este a veces hostil planeta,Buena reflexion hoy la tuya en tu fugitivo blog,un saludo,

Maribeluca dijo...

Caramba Fugi, esto sí que es toda una reflexión de altura y tienes toda la razón, por nosotros que no quede...

Natalia Pastor dijo...

Los recuerdos y la memoria son los que nos mantienen vivos respecto a quienes somos y lo vivido.
Unas veces se acarician y evocan y otras hacemos todo lo posible para borrarlos y seguir nuestro camino...
Saludos.

MAMUMA dijo...

Muy profundo, Fugi.

jano dijo...

Nos han sacado de nalgas o de cabeza a este mundo y vivimos, los que vivimos: vivir es nuestra primera profesión difícil; después está la profesión que nos da de comer, también difícil, a veces penosa e ingrata y muchas veces reconfortante...
Escribir es una válvula de escape general que nos gusta, que completa ese nacer y ese vivir sin esperar un recuerdo glorioso, solamente una vida tranquila y una muerte-inevitable-digna, esperando haber logrado el cariño de unos pocos que te recordaran mientras vivan.Un regalo de nuestro tiempo libre que no pretende nada, una polución nocturna que descarga la tensión.
¡Me apunto a tus fugas!

Old Nick dijo...

-¿Donde Vas, Haciendo El CHORRAS?
-¡Pues A Gozar De Esta Vida!
-¿Cambiando Camisa Y GORRAS?
-¡Pues Sí, Que Es Corta Y JODIDA!
-¡Pues Vaya Carrerón Llevas,
Con Seda Tan Retorcida!
¡Viven Mejor Muchos Cerdos,
Que Tu CASTA TAN PODRIDA!
¿No Sabes Qué Son, RECUERDOS?
-¿Recuerdos?¡GOZA Y OLVIDA!
¿De Que Nos SIRVE LA HISTORIA
Siempre Igual, Tan ABURRIDA?
SI NO VIVES ENTRE CUERDOS,
Hazte El LOCO Y ¡VÉ SIN BRIDA!
-Nos Ha Jodido El CRETINO,
Y Como Este, Hay Millones
De Tontos De Los COJONES.
Que NO ESCAPAN AL DESTINO...
Cuando Nada Quede Ya
De Las "CIVILIZACIONES"
Vendrán Arqueólogos Nuevos,
Que "Harán Sus DISERTACIONES"
ACERCA DE "LOS ANTÍGUOS"
Con HALLAZGOS QUIZÁ AMBIGUOS,
Como Un Bidé O Una MOTO...
Y Mucho Detalle "IGNOTO",
Será "RELIQUIA SAGRADA"
Pues Hasta Caer En La NADA,
Que TÚ FUGITIVO APUNTAS,
HABRÁ MILES DE PREGUNTAS,
De "NUESTRA HISTORIA OLVIDADA"...
Ya Ves Que Aún Sin QUERER,
Dejar Nada TRas Nosotros,
Los Que Busquen, El SABER,
Relinchando Como POTROS,
"SANTOS" NOS PUEDEN HACER...

Un Cordial Saludo Un BRindis POr LOS RECUERDOS, -QUE SON PERSONALES E INSTRANFERIBLES-,
Y
¡FUGI-RIAU RIAU!!

El Fugitivo dijo...

JAVIER:
El cúmulo de actuaciones recordadas, claro.
También la memoria es caprichosa y selectiva.
Un SaluDo.

El Fugitivo dijo...

AGUSTÍN:
Estamos de acuerdo. Un abrazo.

El Fugitivo dijo...

MARIBEL:
Que no quede, aunque muchas veces desperdiciamos el tiempo que no tenemos, somos así de incomscientes.

El Fugitivo dijo...

NATALIA:
Muchas veces sólo en sueños accedemos a ciertos recuerdos especiales.

Un abrazo.

El Fugitivo dijo...

MAMUMA:
La profundidad también la pone el lector, claro. Gracias.

El Fugitivo dijo...

MAMUMA:
La profundidad también la pone el lector, claro. Gracias.

El Fugitivo dijo...

JANO:
No creo que tu escritura sea tan fútil. Seguramente es vital para ti, e interesante para tus lectores. Otra cosa es la trascendencia metafísica de nuestros actos, como tú ya sabes.
Te agradezco que enriquezcas con tu opinión mi desván.

Un abrazo.

El Fugitivo dijo...

Querido OLD NICK:

No te falta razón en lo que dices,
Y demuestras con ello ser muy cuerdo,
Pues aunque el sabio loco se finge,
Despliega su estela de recuerdos.

FugisaluDos Riau-Riaudos.

Herep dijo...

Entrada profunda, sí señor, Fugi...
Quizá escribamos pensando que, con el tiempo, esos recuerdos que evocas se difuminan por el olvido o la confusión y al darles forma, al ponerlo sobre el blanco del papel, cuando ese momento llegue no perdamos el sentido del momento en el que los parimos.

Un saludo, artista.

El Fugitivo dijo...

HEREP:

Esa es nuestra terrible lucha contra el peor mal que nos acecha: el olvido, o la deformación del recuerdo que nos aleja patológicamente de la realidad.

Un abrazo.